EN

CONCIENCIA CARBONO

Por Camila Marambio, Bárbara Saavedra y Juan Pablo Vergara

La investigación eco-cultural de las turberas inevitablemente conduce al estudio de los ciclos de carbono y a una profunda reflexión en relación a nuestra propia huella de carbono.
carbon/o por agustine zegers

El carbono es un elemento infinitamente fluido que se teje a través de la vida orgánica. Su plasticidad es debida a su estructura: un átomo de carbono es capaz de formar otros cuatro enlaces químicos. Esto se presta para la longitud: creando cadenas de carbono cortas y largas, abiertas y cerradas que tocan la vida en cada una de sus capas. Muchas de estas cadenas de carbono son odorantes, lo cual significa que podemos percibirlas químicamente a través del olfato. Cada salto de carbono a lo largo de una cadena y cada adición de un tipo de átomo distinto puede alterar un olor de categoría en categoría. Cada adición de algún enlace de hidrógeno u oxígeno altera completamente su contexto, uso, y personalidad.

Las turberas son enormes depósitos terrestres de carbono y contienen el potencial petrificado de mundos olfativos completos. Dentro de sus profundidades ricas en carbono hay una invitación a imaginar el mundo de los aromas basados en el carbono.

El carbono sostiene la vida y, en sus formas volátiles, puede darnos una percepción somática de las diferencias atmosféricas a lo largo del tiempo. En sus amistades con el azufre y el nitrógeno, podemos olfatear indicios de cómo olía el planeta Tierra hace millones de años. En tiempos más cercanos a los nuestros, nos permite ver más de cerca cómo es el extractivismo desenfrenado que define nuestra era Capitalocénica. Quemar y manipular sumideros de carbono (tales como las turberas) da lugar a moléculas odorantes que oscilan desde combustibles tales como el benceno y el etileno, que producen energía, a aldehídos de olor coco-cítrico que viven dentro de nuestros detergentes de lavandería y fragancias comerciales.

Muchos de los solventes y moléculas aromáticas que se extraen de los combustibles fósiles ya están presentes en nuestra atmósfera y a través de todas las formas de vida. Nuestra exposición a ellas es más acelerada y mediada a través de la intervención antropogénica. Pensar en la manipulación del carbono y su aprovechamiento y liberación forzosa nos puede ayudar a apreciar el trabajo de las turberas como las archivistas, reductoras de crecimiento, y guardianas del ritmo de la Tierra que silenciosamente contienen el patrimonio orgánico. Nos puede ayudar a replantear la potencialidad, no desde una perspectiva de productividad y ganancia, sino que desde un lugar de apreciación mesurada, mantención de acidez, y custodia cuidadosa.

Para una mejor comprensión de los efectos desestabilizadores de clima de la emisión de gases invernadero de nuestro proyecto, calculamos nuestro impacto con la calculadora de carbono desarrollada por la Climate Gallery Coalition. Esta herramienta gratuita en línea mide las principales fuentes de emisiones de proyectos del sector del arte, incluyendo vuelos, envíos, transportes, consumo de energía de equipos de la exhibición, impresiones, y embalajes. Nuestras emisiones estimadas por participar en la Biennale, determinadas a través de la herramienta de la Climate Gallery Coalition y otras fuentes, se encuentran más abajo.

El siguiente paso es asumir responsabilidad por nuestra contribución al cambio climático antropogénico. La transición a un futuro de energía de bajas emisiones o emisión-cero es un proceso continuo que requiere un cambio en nuestra manera de actuar y una implementación de protocolos que mitigarán nuestras emisiones de carbono. Como Turba Tol Hol-Hol Tol se encuentra comprometida con el bienestar de las turberas y personas de la Patagonia, reduciremos nuestra huella de carbono de la Biennale a través de acciones de conservación en Tierra del Fuego y el apoyo a la protección a largo plazo de las turberas que se encuentran amenazadas por incendios o especies invasivas. Adicionalmente, el experimento SphagnumLAB producirá datos en cuanto a la cantidad de carbono capturado por el musgo Sphagnum vivo durante la exhibición. A la hora de decidir con quienes construiríamos el pabellón, elegimos a Rebiennale, quienes se definen como “una plataforma colectiva de autoconstrucción” reciclando materiales de bienales anteriores por medio de Second Life, un proyecto que busca crear una cultura más sustentable en torno al montaje de exhibiciones en Venecia.

Resumen de emisiones de carbono para Turba Tol Hol-Hol Tol

Vuelos 51.09 (tCO2e) — 93.93%
Envíos 1.52 (tCO2e) — 2.79%
Consumo de Energía 0.06 (tCO2e) — 0.11%
Viajes (por tierra y mar) 1.44 (tCO2e) — 2.65%
Otros 0.28 (tCO2e) — 0.51%

Emisiones totales de carbono: 54.39 (tCO2e)

tCO2e quiere decir toneladas (t) de dióxido de carbono (CO2) equivalente (e). “Dióxido de carbono equivalente” es una unidad estándar para medir emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), independientemente de si provienen del dióxido de carbono o de otro gas, como el metano.

Descarga el informe completo