EN

Procesos creativos

La investigación de turberas Patagónicas por parte de Ensayos comenzó algunos años antes de que TurbaTol Hol-Hol Tol fuese concebida, pero una vez que el proyecto fue oficialmente seleccionado para representar a Chile en la 59ª Exposición Internacional de Arte de La Biennale di Venezia, este comenzó a adquirir una vida propia – inspirada en la plataforma e informada por nuevos participantes y visiones.
Las etapas de investigación, conceptualización, creación, producción e instalación de Turba Tol Hol-Hol Tol fueron procesos colaborativos dirigidos por distintos miembros del equipo creativo. A continuación, una revisión de algunos de los momentos cruciales de estos procesos.

Investigación

El trabajo en terreno colectivo es fundamental para la investigación enraizada de Ensayos, así que naturalmente, un período de trabajo en terreno en el Parque Karukinka en Tierra del Fuego se incorporó a la etapa inicial Turba Tol Hol-Hol Tol.

Durante este período de dos semanas, casi todos los colaboradores creativos de Turba Tol participaron en una residencia exploratoria intensiva, ahondando en el conocimiento científico y el valor cultural que los Selk'nam otorgan a las turberas fueguinas, guiados por Bárbara Saavedra, Nicole Püschel, y Rodrigo Munzenmayer del Wildlife Conservation Society-Chile, Hema’ny Molina y Fernanda Olivares de la Fundación Hach Saye, y Camila Marambio de Ensayos.

Leer más aquí

Conceptualización

Después de quedar preseleccionado en la competencia para representar al Pabellón Chileno en la 59ª Exposición Internacional de Arte de La Biennale di Venezia con un borrador similar, Camila invitó a todos los artistas y otros colaboradores creativos a desarrollar el proyecto antes de presentarlo oficialmente ante la convocatoria abierta para propuestas curatoriales del Ministerio de Cultura de Chile. Durante este período de dos meses, el equipo sostuvo reuniones semanales, y el resultado de la profundización de la conceptualización del borrador a continuación puede leerse en su versión completa en español.

Descarga el primer borrador de la visión curatorial

Foto por Benjamin Echazarreta - TurbaTol @ Karukinka Park. Enero 2022

Creación

Sonido

Por Ariel Bustamante

La escucha se abre con el habla, así como exhalar se abre con la inhalación. Se continua un círculo, una continuidad del aire que conecta a todos los seres que respiran. Humanos, árboles o turberas. Todos renuevan un aire común, y a su manera, todos escuchan. Es una misma atmósfera vital, transfronteriza, que cada individuo transforma, metaboliza y canta mientras entra y sale de sus cuerpos y sus territorios. Turba Tol senti-habla palabras de curación para un ecosistema local que necesita ser escuchado por el mundo. El airecito sonoro que hace volar Turba Tol ondea en círculos que viajan hacia el norte pero que siempre vuelven a Karukinka. Hacemos cadenas de oídos y bocas con la ayuda de otros, en-cantando la palabra abuela y ambigua, la palabra nueva y mestizx, Selk'nam y vegetal, todas avanzando y girando en sí mismas, mezclados, de ida y vuelta. Nuestra cadena de aire húmedo lleva una carga viva, la cual no se traduce en el texto, si no que solo se condensa cuando se da la mano, armando cadena. Turba Tol se escucha haciendo familia, haciendo viejas y nuevas afiliaciones con un solo compromiso: sostener la cadena hasta llegar a las turberas de TDF. La invitación es a comprometerse a escuchar, que es lo mismo que comprometerse a atender. Que vuele este airecito yatayken kar.

Imagen

Por Dominga Sotomayor

Para la proyección, la búsqueda tuvo que ver con recolectar panorámicas preliminares y abstractas de las turberas. Sub-utilizando la tecnología de dos cámaras de realidad virtual nos hundimos en el barro, el musgo y el agua. Fue una toma de pruebas, una recopilación de impresiones de suelos que se revelaron después. Aparecieron recortes bajo tierra y turba sin selección ni horizonte, perspectivas y dimensiones vegetales confusas.

Avanzamos mirando hacia abajo, nos detuvimos en rincones aleatorios, y repetimos el movimiento vertical para desaparecer del paisaje e imaginarnos otros paisajes imposibles de recorrer.

Editando en Harvard Film Center © Dominga Sotomayor

Arquitectura

Por Alfredo Thiermann

Una ciclorama translúcida de cinco metros de diámetro se posa como un insecto sobre un campo de Sphagnum­­ actuando como membrana de resonancia para una lengua que renace y un paisaje que resiste. La lengua Selk'nam y el paisaje de las turberas de la Patagonia comparten un pasado cuyo futuro—irrenunciablemente unido—es amplificado a través de las materialidades frágiles de esta construcción. Cicloramas, panoramas y dioramas han sido históricamente los dispositivos espaciales a través de los cuales la naturaleza y los cuerpos de sus habitantes han sido capturados, colonizados y trasplantados. Voces, sonidos e imágenes comparecen en este foro apoyándose las unas a las otras, a lo menos resistiendo y a lo más revirtiendo esa trayectoria. Posada sobre el Sphagnum, la estructura frágil es una ciclorama invertida.

El andamiaje es sencillo. Una estructura cónica de perfiles finos sostiene una membrana compuesta de algas y un sistema de sonido de múltiples canales. Esta descansa sobre el campo de Sphagnum que es irrigado con el agua de las lluvias de Venecia almacenada y canalizada hasta el interior del pabellón. Los visitantes caminan sobre el Sphagnum hasta llegar al corazón de la ciclorama. Imágenes son proyectadas sobre la membrana y las voces de la lengua renaciente y los sonidos del paisaje resistente viajan dentro y fuera de los límites definidos por ella. Con el pasar de los días la humedad proveniente del Sphagnum erosionará la membrana vegetal que sostenía la proyección de sus propias imágenes, uniendo un material vegetal con el otro a través del agua de Venecia.

Libro editado por Carla Macchiavello y Camila Marambio

El libro Turba Tol Hol-Hol es un compendio del nutrido pensamiento eco-cultural de autoras latinoamericanas que centran su atención en las luchas, modos de hacer y experiencias de cuidados desde el sur.

Más sobre el libro

Diseño gráfico

Por Rosario Ureta

La grafía, la forma visual para representar un sonido, una lengua olvidada.
La sinestesia, querer traspasar una sensación, un olor, un ruido a algo visual.
Traducir la esponjosidad de la turbera a un dibujo o una imagen.
Hacer una presentación amistosa de contenidos científicos.
Para estar en muchos ojos, para rumorear que debemos conocerlas y conservarlas.

Página web

Por Mateo Zlatar y Carola del Río

La presencia web de Turba Tol Hol-Hol Tol es un reflejo de las dinámicas del grupo humano que la impulsa: una colaboración sin paredes ni veto. La estética de la web interpreta el mundo visual que Rosario Ureta viene desarrollando desde el inicio del proyecto y lo pone en movimiento. El sitio fue construido en código limpio y dedicado al proyecto, siendo fieles a la idea de carácter único que tiene una obra de arte. El sitio se construyó sin plantillas ni CMS (content management system) lo que nos dio mayor libertad creativa y economía de transmisión y almacenamiento de datos. Al elegir el servicio de hospedaje de datos y la forma de aproximarnos a este proyecto nos preocupaba el hecho de que los centros de datos representan el 2% de las emisiones de carbono del mundo y que se proyecta que podrían alcanzar el 14% en 2040, es por esto que nos tomamos tiempo para investigar opciones y escoger la opción más eficiente y generosa en su aporte a las energías renovables.

Producción

Por Juan Pablo Vergara

​​​​La producción del pabellón se trabajó de forma tan orgánica como las temáticas de arte y ecología que cruzan su curaduría. Nuestra primera consideración fue siempre pensar en Turba Tol Hol-Hol Tol como un proyecto de largo aliento, que va mucho más allá de la puesta en escena del pabellón y que se materializa en diversas instancias digitales y presenciales durante el año, tanto en Venecia como en otros lugares del planeta donde hay presencia de turberas.

​​Al ser un proyecto colaborativo y transdisciplinario, nuestro principal desafío era aunar todas las ideas y experiencias de un equipo numeroso conformado por artistas, científicos y expertos distribuidos en diversas partes del mundo. Es por esto que decidimos que el rito de iniciación fuera una visita de campo al Parque Karukinka en la Tierra del Fuego. Esta experiencia permitió conocernos más entre el equipo y entender de maneras cercana el territorio donde habitan las turberas.

​​El diseño de producción se pensó de forma transversal y sin jerarquías, donde todos pudieran participar y ser escuchados. De esta forma se trabajó en un núcleo central que diariamente recopilaba y coordinaba las acciones e información de los diversos subgrupos que se iban entrelazando, comprendiendo las áreas de contenidos, diseño, olor, arquitectura y montaje.

INSTALACIÓN

SphagnumLAB

Por Nicolás Arze

Hemos desarrollado un laboratorio funcional dentro de la instalación en colaboración con los científicos del Greifswald Mire Centre (GMC), una de las principales instituciones de investigación sobre turberas y paludicultura, ubicada en Greifswald, Alemania. Para crear el ambiente adecuado para que el musgo Sphagnum crezca en el Pabellón Chileno en la Biennale, consultamos con científicos de Greifswald para entender los protocolos en cuanto a la calidad del agua, fuentes de luz, temperatura, humedad, y nutrición desarrollados para sus propios trabajos en el laboratorio, y colaboramos con ellos para desarrollar un sistema que cumpla con las necesidades del Sphagnum. Nuestra intención es asegurar la supervivencia óptima del Sphagnum a lo largo de la duración de la Biennale, además de recopilar datos con respecto a la viabilidad y crecimiento del Sphagnum en condiciones variadas. Estos datos complementan los datos recopilados en experimentos del GMC, los cuales aportan información que puede influenciar el desarrollo de alternativas a la minería de turberas alrededor del mundo. Además, intentamos crear un medio ambiente artificial que presenta y celebra la singularidad de los ecosistemas de las turberas de la Patagonia, y específicamente de su organismo principal, el musgo Sphagnum.

Como parte de SphagnumLAB, Christy Gast de Ensayos estuvo tres semanas en Greifswald y Hankhausen, Alemania, como artista en residencia el en Greifswald Mire Centre (GMC), el cual fue apoyado por Die Beauftragte der Bundesregierung für Kultur und Medien2, Caspar-David-Friedrich-Jubiläum, y el el Universitäts- und Hansestadt Greifswald. Durante la residencia, Gast trabajó con científicos del GMC y colaboradores de Turba Tol para diseñar las estéticas y metodologías del experimento SphagnumLAB.

Más sobre SphagnumLAB

Sphagnum Harvest © Chrysty Gast

Luces

Por Antonia Peón-Veiga

Si pensamos en Turba Tol como un ecosistema donde se busca generar un ambiente propicio para la vida de los Sphagnum, elementos como la luz, el agua y el aire se convierten en fundamentales. Desde esta perspectiva se trabajó la iluminación del espacio, entendiendo primeramente las necesidades lumínicas de los musgos para desarrollarse favorablemente en este nuevo ambiente durante el tiempo en que duraría la muestra.

La instalación contempla 14 luminarias de espectro completo, suspendidas en el espacio y distribuidas de forma homogénea, intentando imitar un ambiente parecido a la luz natural que proporcionaría el sol. El espectro de la luz es fundamental ya que debe tener componentes del rango completo para permitir la fotosíntesis, además de intensidades lumínicas altas y horas de descanso como se daría en la naturaleza.

Se prefirió además que estas luminarias fueran dimeables y que se pudiera controlar su temperatura de color, de esta forma su función pasa a tener un segundo rol que ayuda a ambientar y acompañar el viaje del espectador.

Olores regalados a Turba Tol

Por equipos internacionales de Ensayos

Las turberas altas y bajas de Australia, Norteamérica, y Noruega son diversas en sus ecologías, significados culturales, y estados de conservación. Fueron sitios de investigación, conexión y mediación durante las residencias de Ensayos con artistas, activistas indígenas y científicos. Como resultado de este trabajo creativo en terreno, tres grupos internacionales de Ensayos conjuraron obsequios aromáticos de sus turberas locales para aportar a la experiencia multisensorial de Turba Tol.

Más sobre olores

Piel Biomaterial

Por Sinestesia

Para proyectar el film se desarrolló una piel biomaterial fabricada por el equipo del laboratorio de industrias creativas sinestesia.cc en colaboración con el Fab Lab de la Universidad de Chile.

La piel es un biocompuesto basado en componentes cien por ciento orgánicos que contiene extractos de algas, colágeno y ácido acético glacial entre otros, los que actúan como estructurantes, plastificantes y preservantes naturales, logrando así constituir una piel autoportante translúcida y ultra delgada, capaz de concentrar la luz mediante micropartículas sin perder su transparencia, transformándose en una pantalla de retroproyección biodegradable, que al contacto sostenido con humedad, tacto y agentes externos, se degrada y puede ser colonizada por hongos y musgos. Su durabilidad hasta ahora es de tres meses aproximadamente y se estima que cerca de los seis meses comenzará su descomposición, logrando que fácilmente pueda volver a ser parte de la tierra.

Fabricación de Bioskin © Sinestesia

Coordinación

Por Alessandra Dal Mos

Todo empieza con un trazado, un campo de juego en que cada uno pone sus piezas. El rol de la coordinación es encontrar a cada uno su propio espacio en aquel plano, entrenando la disciplina y el diálogo, midiendo los tonos y sobre todo las distancias: nos encontramos peleando centímetros y nos fuimos por más.

La realización de este proyecto fue más que el objeto quieto que quedó en el campo de batalla, durante el proceso se ha cargado de aprendizajes y descubrimientos, en el pudimos definir las líneas de respeto por cada una de las artes que concurren en este mismo espacio y la complejidad de la obra solo tiene comparación con la de una casa, un refugio delicado en el medio de alguna turbera del sur de Chile trasladado en un espacio finito, el pabellón al interior del Arsenale de Venecia.

En el lenguaje técnico se trata de coordinar especialidades, mundos autónomos que en la obra se encuentran a dialogar. La estructura, la electricidad y la hidráulica participan de un solo cuerpo: abordar la complejidad de cuando un cable eléctrico pasa por el lecho de una plantación hidropónica, o cuando la estructura se mueve para dar espacio a las proyecciones, dar las condiciones de habitabilidad a unos seres vivos, el Sphagnum, proporcionando agua, luz y aire y al mismo tiempo racionalizar lo materiales de construcción en los tiempos establecidos de obra. Son estas las pequeñas definiciones que hacen que al final del proceso los participantes concierten un proyecto compartido.